Red Bull y sus 100k

Red Bull y sus 100k
Por Annete Lino

 

Despertar un día y sentir el deseo de ayudar a alguien es probablemente un deseo que muchas personas hemos sentido en algún momento. Este es el mismo sentimiento que una mañana despertó  a Dietrich Mateschitz, empresario austriaco dueño de Red Bull, quien fundó Wings for Life, organización sin fines de lucro que busca la cura a las lesiones en la médula espinal. Se estima que alrededor de 3,000,000 de personas en todo el mundo viven con este mal denominado paraplejia.

Para hacerle frente y conseguir fondos para la nueva ONG se convocó a una maratón mundial la cual se realizó el domingo 04 de Mayo en más de 50 ciudades del mundo que decidieron correr por aquellos que no podían. Más de  1,700 maratonistas acudieron a la carrera de 100 K la cual tuvo como inicio de recorrido el Parque de las Aguas, hasta la playa Punta Hermosa.

No existe una sola forma de ayudar, eso es algo que la ONG Techo Perú sabe perfectamente y  decidió ayudar a  esta noble causa colaborando con la presencia de voluntarios, quienes se encargaron de diferentes labores como los guardaropas, la entrega de hidratantes y agua a lo largo de los 100 kilómetros de carrera, entrega de medallas a los participantes, etc, todos estuvieron atentos a la jornada que empezó antes de las 5:00 am.

La carrera contó con la presencia de Vania Masías como una de las presentadoras del evento, Rafaela Camet  como una de las deportistas invitadas a correr. Sin embargo, la gran estrella del evento fue Remigio Huamán Quispe, quien no solo ganó la carrera en la sede de Lima, también obtuvo el segundo puesto a nivel mundial recorriendo 78.48 Kilómetros en cinco horas y media, dejando así el nombre del Perú en alto. “Estoy muy contento de haber quedado en segundo, el próximo año quiero dejar el nombre de Perú en alto ganando el primer lugar”.

Techo Perú, de la mano de Perú Runners y Red Bull, colaboraron para que la carrera en Lima sea todo un éxito. Sin duda alguna, esta fue una labor agotadora pero que nos deja en claro que aún existen personas y entidades dispuestas a dedicar parte de su tiempo y esfuerzo para ayudar a las personas que más lo necesiten. Realizando, corriendo o colaborando podemos lograr grandes cosas, solo basta con tener  una idea y ponerla en práctica. “La pobreza y las enfermedades no descansan, tampoco descansemos nosotros”.