Posesión Infernal y la tendencia de los remakes de terror

Posesión Infernal y la tendencia de los remakes de terror
Por Luigi Esparza

A propósito de Posesión Infernal (Evil Dead) del director Uruguayo Fede Alvarez, repasemos una tendencia que está en alza en Hollywood: la de los remakes, de películas de terror visceral específicamente. Y votemos por la mejor, el remake o la original.

Posesión Infernal (Evil Dead – Fede Alvarez) vs. El Libro de los Muertos (The Evil Dead – Sam Raimi):

La película del uruguayo es una saludable actualización de una película de culto que hoy por hoy se siente un poco envejecida aunque igual de hilarante por momentos. Además da mayor verosimilitud a algunos personajes y situaciones (aunque no tanto hacia el final). Voto por el remake.

Carrie (Kimberly Peirce) vs. Carrie (Brian de Palma):

Una competencia injusta, pues aún no se ha estrenado el remake de la fascinante cinta de De Palma. De saque se puede criticar del remake la elección de dos actrices muy hermosas y bien plantadas (Chloë Grace Moretz y Julianne Moore) para interpreter a las desadaptadas y reclusas Carrie y su madre, que Sissy Spacek y Piper Laurie interpretaron con maestría no solo por sus actuaciones sino también por su alienante tipo físico. Además los subtextos del filme de 1976, ricos en metáforas sexuales y fascinación por el cuerpo femenino, serán difíciles de superar. Voto (a priori) por el original.

Halloween (Rob Zombie) vs. Halloween (John Carpenter):

Dificil superar al maestro John Carpenter, y sin embargo el talentoso Rob Zombie actualizó una conocidísima franquicia y la subrayó de tosquedad y horror. Las actuaciones, tiros de cámara y hasta el grano de la película utilizada aportan a una puesta en escena visceral y cruel. Voto por el remake.

Pesadilla en Elm Street (Samuel Bayer) vs. Pesadilla en Elm Street (Wes Craven):

Los surreales ejercicios de horror de Wes Craven generaron escuela y no se podría decir que estén realmente envejecidos. Sin embargo el remake de Samuel Bayer logró que no lo odiemos con acertadas elecciones que, sin embargo, no se volverán clásicas. Voto por el original.

Psicosis (Gus Van Sant) vs. Psicosis (Alfred Hitchcock):

El extraño experimento de Gus Van Sant, en el que recrea plano a plano y cuadro a cuadro la obra maestra de uno de los genios más grandes de la historia del cine puede ser interesante por momentos pero falla estrepitosamente en los momentos en los que la original brilla: los asesinatos. Termina por ser una buena intención que nos deja melancólicos por la actual ausencia de Hitch. Voto, de lejos, por la original.

Estos no son los únicos ejemplos. También están El amanecer de los muertos, Viernes 13, The Hills Have Eyes, La Noche de los Muertos Vivientes, Nosferatu, La Profecía y  Masacre en Texas, que hace unos años tuvo un remake pero no contentos con eso sacaron otro.

La tendencia de los remakes es algo molesta, pero no tanto en el género de terror, que cambia rápidamente de códigos, lo que vuelve a películas que antes eran imposibles de ver ahora sosas o aburridas. Claro, no es el caso de algunos clásicos que uno debe conocer antes de lanzarse ciegamente al cine a ver lo que la maquinaria hollywoodense nos lanza para que consumamos en masa. A los amantes del terror los reto a zambullirse en George A. Romero, Dario Argento, Alfred Hitchcock, John Carpenter y Wes Craven; y revisen filmes incomparables como El Resplandor (Stanley Kubrick) y El Exorcista (William Friedkin), para que conozcan verdaderos clásicos del género, por más que estén filmados con códigos hoy un poco envejecidos.

terror