¡No mires atrás!

¡No mires atrás!
Por Fátima Yataco (@fatima_yataco).
Crónica publicada en Revista Gente Edición Especial Aniversario Marzo N° 1586

¡Ya sé cómo defenderme de un ataque zombie! Me dijo la hija de una amiga mientras impedía que entre a su casa hace un par de semanas. Con mi típica levantada de ceja pensé Oh Dios mío, otra víctima de la serie The Walking Dead y es que nunca comprendí el afán de la gente por verla. En el aparador del televisor estaban todas las temporadas juntas y preparaban ya una maratón para estar listas para el estreno de la cuarta el 10 de febrero. Qué más daba ver un capítulo mientras cuidaba de la pequeña.

Bastaron unos minutos para que me declare oficialmente una walker y me uniera a la comunidad más grande en Lima que cuenta con 35 mil seguidores en Facebook (The Walking Dead (Perú)) Pero investigando la página me choqué con mi triste realidad ¿Qué es ser una walker? Conversando con Jonathan Aguilar, administrador del fan page, llegué a entender que no basta con sólo ver la serie esporádicamente o que te guste el género zombie; ser un walker significa dos cosas: o llenas tu casa de armas, comida, medicinas y un plan de contingencia; o sales a que te muerdan y convertirte en un zombie de verdad.

La idea de un ataque zombie me parece un poco utópica y extrema. Sin embargo, el impacto social es tan grande que existen personas llamadas preppers que realmente creen que ocurrirá una catástrofe mundial –de diversa índole- y que deben tomar las medidas necesarias para sobrevivir. El escritor Max Brooks en su libro Zombie – Guía de Supervivencia explica a detalle cuáles son los pasos a seguir y armas necesarias. No se le puede atacar a un zombie en cualquier parte del cuerpo ¡Claro que no! Y tampoco podemos confiarnos de las armas de fuego. Debemos ir a la cabeza y si se la cortamos, mucho mejor.

Si bien la violencia es un tema controversial y constantemente vemos en las noticias jóvenes o hasta niños que atentan contra otros influenciados por películas, series, video juegos o comics; encontré bastante interesante la postura del walker ante una invasión. Vamos a ponerlo de esta forma: un zombie está muerto, entonces ¿Qué más da matarlo? Es el villano ideal. No hay remordimientos, no te enfrentas a ser juzgado, todos tienen una meta: matar al enemigo y eso “no se ve mal”.

Pero si nos centramos en el lado humano y bajo los sentimientos que tenemos en el fondo ¿Qué pasaría si es un ser querido el zombie? Es una posición complicada eso de no saber de qué lado estás; si tu esposa te ataca ¿Mueres con ella, te conviertes o sobrevives terminando con su sufrimiento? “Muchos a veces nos dejamos llevar por todo lo malo que nos ofrece la vida, a veces hacemos daño a los demás, por cosas que nos pasan en nuestra infancia” Me explicaKarla Milla B, administradora de la comunidad The Walking Dead Perú Fans.

¿Podríamos de repente asociar zombie con jefe abusivo, compañeros de trabajo traidores, bullying en los colegios o una novia obsesiva? Jonathan me explica que todo en la vida cuesta, es una batalla, un enfrentamiento, un ataque zombie y todos somos sobrevivientes en la lucha constante de nuestros objetivos. Y es que por fin entendí el afán de los walkers, el éxito de TWD; la identificación social con el televidente que siente, cada día, que es un sobreviviente.

Estemos atentos entonces walkers limeños para el evento de cierre de la cuarta temporada el 30 de marzo con maquillaje zombie, merchandising, exposiciones y obviamente, la proyección del último capítulo. Cierren sus puertas, guarden comida y prepárense.