Ian Curtis, el alma gris

Ian Curtis, el alma gris
Por Gonzalo Cerrón (@Rocknrollctm).

Es difícil tratar de entender la mente de Curtis: objetos raros, cosas impredecibles y a la vez surrealistas. No me considero fanático de él, pero su música y su vida me envuelven en una sábana llena de plumas que me hacen sentir protegido.

comunicacionisil-ian-curtis

Ian nació un 15 de julio del año 1956 en Manchester, Inglaterra. Desde niño mostró una gran afición por la poesía y el gusto por la música. Ya cuando fue creciendo se enamoró de The Doors, David Bowie y el gran Iggy Pop, mostrando un tipo de actitud diferente. Solía consumir bastante nicotina y auto medicarse con jarabe de tos. Conoció a Deborah Woodruffe gracias a un amigo y tanto Ian como Debiee (como él la llamaba) se enamoraron y años después se casaron y tuvieron una hija al cual le pusieron de nombre Natalie.

Curtis siempre quiso ser cantante como sus ídolos, es por eso que un día fue con Debiee a un concierto de Sex Pistols y después de verlos sentía la necesidad de ser parte de una banda y como él ya conocía a dos amigos que tocaban bajo y guitarra, Curtis se ofreció como cantante y luego un baterista se uniría a la banda.

Después de varios ensayos y con un nombre inusual como Warsaw daban conciertos por los alrededores de Manchester, pero ellos querían grabar un EP, como no tenían el dinero Curtis le pide un préstamo a su esposa y ella se lo da. Así grabaron el primer EP de la banda llamado ‘An ideal for living’ pero ya contaban con otro nombre Joy Division que significaba el nombre de una de las celdas donde los nazis tenían prisioneros a los judíos.

Joy Division tuvo una gran acogida, en especial Ian Curtis porque él solía hacer un baile muy especial que consistía en mover sus brazos de una manera extraña. Ellos ya contaban con dos discos el primero llamado Unknown pleasures y el último Closer. Cuando Joy Division regresaba de un concierto en el carro del baterista, Curtis sufre su primer ataque epiléptico, en el cual él no sabía nada sobre su enfermedad. Su banda lo lleva al médico y éste le informa que Ian tenía epilepsia y le receta una gran cantidad de medicamentos.

Después de esto, Ian se deprime tanto que se encierra en su propio mundo, ni si quiera salía a ver a su esposa e hija, y así empieza a escribir grandes canciones como She’s lost control, Isolation, entre otras. En un concierto él se percata de las miradas de una joven muy simpática y era una francesa que resultó ser una entrevistadora Annik Honoré, ellos se conocen y ella se enamora de él.

Ian mantuvo una relación fuera del matrimonio con esta joven durante un tiempo determinado. Cuando él regresaba a su casa, su esposa lo mimaba pero él actuaba indiferente a sus demostraciones de afecto y Debiee se preguntaba qué hacía mal y cuando él se marchaba ella buscaba entre sus cosas a ver que podía encontrar y efectivamente encontró en un vinilo un número telefónico, ella procede a llamar y responde Annik.

No cabe más que decir que los jóvenes esposos se pelean y Curtis se siente muy culpable por lo que había hecho, él ya había entregado su corazón a Annik y no podía dejarla. Debiee le pide el divorcio pero él no quería y va a su casa para hablar con ella, pero al final terminaron discutiendo y Curtis la hecha de su propia casa, es ahí donde pasa el último día de su vida, en la casa de su esposa viendo una película de Werner Herzog llamada ‘Stroszek’ y escuchando el disco de Iggy Pop ‘The Idiot’

Ian Curtis se ahorcó el 18 de mayo de 1980 en la cocina de su casa, antes de dar su primera gira por E.E.U.U. Por eso que quise rendirle un humilde homenaje a una estrella fugaz que siempre quedará marcada en el recuerdo de los amantes de la música. Ya han pasado 31 años de tu partida, descansa en paz alma sombría de la música.

comunicacionisil-ian-curtis2