Guerra de consolas, la lucha por ser el más popular

Guerra de consolas, la lucha por ser el más popular
Por: Jorge  Yon

consola parte 2
El E3, o Electronic Entertainement Expo, es una convención abierta para los medios de comunicación especializados, que muestra las últimas novedades y tendencias para la siguiente temporada en entretenimiento digital. En esta edición, los dos grandes gigantes de la industria de los videojuegos desataron toda una guerra mediática acerca de sus nuevas consolas, productos y servicios.

El evento tuvo sede en el Centro de Convenciones de Los Angeles, California, desde el 11 al 13 de Junio. En él, se dieron cita aproximadamente 45,000 asistentes ante 200 empresas expositoras, entre ellas los gigantes Microsoft, Sony y Nintendo.

En el primer día, Microsoft pudo hacer una presentación más completa sobre su nueva consola, la X-Box One. No solo reafirmando lo dicho en su anterior conferencia de prensa, agregó datos adicionales como las alianzas, la forma de redefinir el espacio familiar y de experimentar una nueva forma de entretenimiento interactivo, todo esto gracias a la tecnología de Kinect y la aplicación Smartglass, permitiendo interactuar entre dispositivos móviles con el uso y reconocimiento de voz, gestos y el rostro.

Indicaron también que el X-Box 360 tendría un tercer cambio estético en su chasís, asemejándose al X-Box One. Además sería más eficiente y menos ruidoso que sus modelos anteriores. Otro de los anuncios importantes fue para los miembros del servicio en línea X-Box Live Gold, donde no habría modificaciones en el tipo de membrecía y que además tendrán beneficios adicionales, como dos juegos al mes gratis, acceso ilimitado a la galería de videos y música, entre otras funciones.

Luego de anunciar el precio final de la consola, muchos medios especializados empezaron a mostrar su inconformidad sobre las políticas de los DRM, o manejo de derechos digitales por sus siglas en inglés. Estos derechos evitan que los juegos, videos o pistas musicales sean transferidos o copiados de manera ilegal a otros usuarios, permitiendo el control de difusión a los autores o casas editoras, una vez que estos hayan sido adquiridos inicialmente por el usuario. Otra de las inconformidades es que no se podrán usar juegos usados y que la consola deberá estar conectada a internet al menos una vez al día, y que no todos los países podrán contar con el servicio completo para X-Box One inicialmente.

En el segundo día del evento, Sony fue quien se llevó las palmas de la prensa especializada. No solo develaron oficialmente la consola, sino que también hicieron importantes anuncios sobre la membrecía al programa PlayStation Network Plus, donde por US $5.00 dólares al mes, los miembros podrán acceder a muchos beneficios, entre ellos almacenamiento en la nube, acceso a música y videos ilimitados, prueba de juegos en tiempo real a través de Gaikai, etc. Otro de los anuncios fue que la consola puede funcionar con juegos usados sin importar quién los haya tenido antes, y que no tendrá restricciones por región; esto quiere decir que la consola puede ser usada en cualquier país, en cualquier momento.

Sin embargo, el presidente de Sony Computer Entertainment America, Jack Tretton, indicó “Hemos creado la plataforma, en la que afirmamos que no haremos eso [aplicar los DRM] con nuestros desarrolladores primarios, pero le damos la bienvenida a los editores y a sus propios modelos de negocio para nuestra plataforma. Habrá libertad para todos; cualquier modelo de negocio potencial, dependerá de la relación entre el consumidor y la empresa desarrolladora y de los parámetros que vayan a establecer, que pensamos que será lo mejor. Sin embargo nosotros no dictaminamos esta norma, sólo les daremos la plataforma donde poder desarrollarse”.

Se espera que el lanzamiento para ambos dispositivos de entretenimiento sea una fecha cercana a las fiestas de Acción de Gracias y Navidad de este año. Muchas tiendas de electrónica y sitios webs están ya recibiendo órdenes de pre-compra para separar dichas unidades. Se espera que para antes de fin de año, los stocks proyectados por ambas empresas se agoten.