Entrevista a Renato Geldres Ronchetta

Entrevista a Renato Geldres Ronchetta
Por Fátima Yataco (@fatima_yataco).

El próximo 3 de abril se estrena la nueva película peruana Loco Cielo de Abril y no hay mejor orgullo para ISIL que saber que uno de sus egresados es el director sonido. Esta semana conversamos con Renato Geldres Ronchetta, egresado de la carrera en el 2011 quien también ha participado en películas como El Buen Pedro, Quizás Mañana y Jappi Ending.

Renato, cuéntale primero a todos los chicos de Comunicación Integral  ¿Qué cosa es un director sonido?

Así como existe una dirección de cámara que está encargada de la imagen, sea en cine, documental o videos institucionales, hay una persona encargada de captar todo el audio. La gente cree que el audio se toma solo desde la cámara, pero así como hay cámaras hay equipos de audio importantes. Hay un chico que está con un boom siempre, o los pecheros. Lo mismo que hace el director de fotografía con las imágenes, las hace el director de sonido, capta todo el audio durante y después en edición.

En este momento estás haciendo Loco Cielo de Abril

Es una película dirigida por Sandro Ventura, realizada por Big Bang Films. Yo empecé con Big Bang como practicante haciendo producción y el sonido en otros proyectos como documentales o trabajos institucionales y tuve la oportunidad de ser asistente de sonido para la película Quizás Mañana. Una vez que se acabó ese proyecto, Sandro tuvo la idea de trabajar con las personas de la agencia para empezar a hacer una película pequeña in house. Nos pareció increíble. Además que nos daban cursos de cine todas las semanas, toda la parte teórica del cine. No sólo éramos nosotros, también iban actores porque querían aprender cine, ellos sabían de actuación, pero faltaba la teoría. Fue entonces como empecé a juntar dinero y comprando equipos, que son caros y los tengo que traer de Estados Unidos.

He trabajado también en Frecuencia Latina en La Casa de los Secretos, pero creo que lo mío no es la televisión.

Si comparas la televisión o el cine, volverías a la televisión en otro tipo de programa o formato

No lo descarto, pero por ejemplo en Big Bang el ambiente es distinto, es buena onda, somos como familia. Hay trabajo duro claro, pero por ejemplo en las películas somos siempre los mismos en un 80% el otro 20% ha rotado pero no en malos términos, de repente consiguieron cosas mejores y chévere. Ves los mismos rostros, hay confianza. No digo que estar en la TV fue una mala experiencia, siempre hay que probar de todo y conocí excelentes personas, hice contactos y eso aumenta mi CV también.

¿Cuál consideras que ha sido el momento más importante en tu carrera?

Cuando decidí retirarme de Big Bang Films. Yo ahora trabajo como independiente, he puesto una productora con un amigo que se llama De Boleto Films. Me di cuenta que salían otros proyectos que no podía agarrar entonces hablé con Sandro y renuncié a algo que me gustaba, era un buen ambiente y todo pero le expliqué pensando que se iban a resentir pero me apoyó me dijo que le parecía genial y me ofreció hacer próximas películas juntos. Me pareció genial. También me puso muy contento cuando Jesús Álvarez, director de Quizás Mañana, me pide que forme parte del proceso de alguno de sus guiones.

Ahora que estamos a puertas del estreno de Loco Cielo de Abril ¿Cómo ves la aceptación al nuevo cine peruano?

La gente ya cambió el chip que tenía sobre el cine peruano. Lo bacán es que la competencia es sana. Las productoras se juntan para ver en qué año estrenan sus películas para no cruzarse, ya no hay nada en mala onda. Estoy feliz de que a la película “El Vientre” le haya ido muy bien. Cuando tú pensabas en películas peruanas, pensabas en otro género de cine donde veías violencia, terrorismo y sangre. No digo que esté mal que haya sido así, pero ya ahora está bajo el modelo de Hollywood, se hace comedia, se hace drama. A la gente le gusta reír. Por eso Loco Cielo de Abril es una comedia romántica y a las chicas les va a gustar mucho, pone al hombre como medio huevón, las chicas entenderán muy bien el lenguaje.

¿Entiendes tú el lenguaje de las chicas? Porque somos algo complicadas.

Sandro escribió el guión, pero en el proceso los diálogos iban cambiando de acuerdo a como hablaban las chicas para que sea más natural. Yo que soy el sonidista, escucho todo el día los diálogos y he aprendido un poco más sobre las mujeres. ¡Pero todavía no logro descifrar lo complicadas que son!

También eres músico y te ha servido para trabajar en cine haciendo canciones.

Sí, el hijo de Sandro (Ventura) es baterista, me junté con él y con un primo. Hicimos la canción She Need The Money bajo el nombre de Keneddy’s Little Blondie para la película El Buen Pedro.

Pasando a épocas estudiantiles ¿Cuál es tu mejor recuerdo de ISIL?

Amistad. No sólo con alumnos, también con profesores. Algo que yo les diría a los chicos que están cursando la carrera es que tienen a los profesores ahí, explótenlos. Si los profes te joden es porque quieren que aprendas porque saben cómo es afuera. Cuando sales tienes que sobrevivir y los profesores te pueden considerar para futuras prácticas, te llevan a trabajar con ellos. No es por ser patero, pero si puedes pedirle a un profesor prácticas entonces hazlo, porque en este medio los contactos son básicos.

Sobre los cursos que llevaste en los dos últimos ciclos de ISIL ¿Has aplicado lo aprendido en tu experiencia en producción? ¿Qué es lo que más te ha servido?

Aprendí a ser ordenado. Es básico si quieres trabajar en este ámbito. Me enseñaron los elementos de la producción. Llevé los cursos con Luiggi Esparza y luego con Armando Tafur y Guelin Chu. En ambos me desempeñé como director, en toda la parte creativa de los proyectos pero claro que también aprendí la parte técnica que luego puse en práctica.

¿Algún profesor que para ti haya significado mucho o lo que te haya enseñado fue valioso?

Mayi Galarreta definitivamente. Yo tenía un problema de ansiedad y cuando salía a exponer me ponía mal y me sentía nervioso y presionado. Tú sabes que Mayi siempre saca a los chicos a exponer y les hace correcciones, a mí me daba una vergüenza terrible y un día me salí del salón. Ella no me dijo nada, pero después la busqué y le dije que me retiraba del curso contándole lo que pasaba. Ella me dijo “tienes dos opciones, o te sales y huyes; o tomas esto como una terapia” Me quedé en el curso y cuando salía a exponer el corazón me latía a mil pero ya no me importaba y poco a poco desapareció eso. Nunca pude agradecerle pero ella va a leer esto ¿No?

A Rosa María Cifuentes también la amo. Me mandó a tomar Omega 3 para el cerebro. Es una capa. También me encantaba compartir conversaciones con Manuel Eráusquin afuera, muy divertido e inteligente. Bueno, no ha sido mi profesor, pero Sandro Ventura es un padre para mí en el cine.

Siempre hay un momento donde no sabes a dónde vas a ir, no encuentras la fórmula; yo estaba en una universidad estudiando lo mismo y llegué hasta 7mo ciclo, pero aquí encontré el camino. ISIL ordenó mi vida en ese sentido.